Tae – taller de artes escénicas de el campello

Autor: ALMADRABA TEATRO y el Ayuntamiento de El Campello
Categoría: Emprendimiento cultural

Descripción

En 1989 un pequeño taller municipal de teatro para jóvenes, que con el tiempo llegaría a llamarse TALLER DE ARTES ESCÉNICAS DE EL CAMPELLO (TAE), comenzó su andadura con la intención de formar nuevas generaciones de enamorados del teatro. Esta labor dio como fruto natural la creación en 1995 de ALMADRABA TEATRO, compañía teatral nacida y sustentada por los actores y actrices formados en el TAE a lo largo de los años.  La formación continua del actor y la experimentación en diferentes estilos y géneros teatrales son características fundamentales de este grupo.  En 1996 ALMADRABA se hace cargo del TAE aumentando año a año las clases y talleres con más grupos, cursos y alumnos. De esta escuela permanente surge cada año una cantera de actores y actrices, algunos de los cuales se incorporan al proyecto de ALMADRABA TEATRO mientras que otros deciden dar el salto y dedicarse profesionalmente a la interpretación o la dirección.

En ALMADRABA TEATRO y el TAE creemos en la necesidad de transmitir la pasión por el efímero –y eterno- arte de la interpretación. Empezando por los más pequeños, esos niños que crecerán aprendiendo cada día al calor de los focos y que se convertirán en jóvenes creativos y apasionados capaces de conmovernos, de hacernos reír y llorar, de transmitirnos su fuerza desde el escenario de la vida. Porque el actor nace y se hace, los años de aprendizaje y esfuerzo forjarán no solo grandes actores sino grandes personas que ayudarán a crear un mundo mejor para todos.

Desde los más pequeños a nuestros mayores, tratamos de transmitir a todos la pasión por el teatro. Algunos pasaran brevemente por las clases del TAE, un par de años tal vez antes de dedicarse a otras cosas. Otros se verán irremediablemente atrapados por el hechizo de la escena y nunca más podrán escapar. Pero todos ellos, continúen o no sobre los escenarios, vivirán al menos una vez esa sensación indescriptible que supone ver abrirse el telón el día del estreno, y eso es algo que nunca olvidarán. La ilusión de los nuevos proyectos, horas y horas de ensayos, los nervios del estreno, el calor de los aplausos… Posiblemente sólo unos pocos lleguen a ser actores y actrices, directores o escritores, pero todos ellos serán, desde ese momento, espectadores deseosos de revivir esa magia que sólo el teatro puede proporcionar.

+ Info

Imágenes